Lugar

, .

Fechas
Horarios
8:00 pm - 8:30 pm
Precios
€13.00

Martes Fronterizo. Últimos Golpes


  • Monólogo
  • Teatro

 José Sanchis Sinisterra, Martes Fronterizo,

MARTES FRONTERIZO EN TEATRO GALILEO
ÚLTIMO GOLPES

Cuándo: martes de abril. 3 | 10 | 17 | 24
Horario: 20:00h
Dónde: Teatro Galileo. Calle de Galileo, 39, 28015 Madrid
Texto: José Sanchis Sinisterra
Dirección: Fernando Calatrava
Actriz: Beatriz Grimaldos

Una obra que aborda la violencia de género desde la voz de una mujer maltratada, escrita por José Sanchís Sinisterra y producido por la compañía madrileña Nuevo Teatro Fronterizo. Un dilema que habita y despliega Beatriz Grimaldos, actriz que da rostro a este monólogo de un yo fragmentado que aspira a unificarse.

SINOPSIS

Y, de pronto, un buen día, un día cualquiera, el cuerpo vulnerado de una mujer dice: basta. No más golpes. Y con un pequeño gesto de la mano, tan pequeño como girar una llave, decide poner fin a un largo itinerario de violencias y sumisiones. El hogar de Mónica, gradualmente convertido en un gulag doméstico, ¿podría ser, en “este día cualquiera”, la tumba de su enemigo: el hombre que ha maltratado durante años su dignidad y su carne de mujer? Un dilema que habita y despliega un yo fragmentado que aspira a unificarse.

Algunas personas sostienen que el amor romántico es el último refugio para la autenticidad y la calidad que nos ha robado esta época cada vez más tecnocrática y legalista. Según otras, representa una ideología que esclaviza a la mujer, un síntoma de la muerte de la esfera pública o un modo de evadirse de la responsabilidad social.

Según algunas autoras feministas como Beatriz Gimeno, “al final, el amor acaba teniendo una importancia desmesurada”. La sociedad promueve un ideal que en la mayor parte de los casos no se corresponde con la realidad, y genera frustraciones y confusión. Afirmaciones como que “la pareja es el mejor estado posible”, que “en las relaciones no caben las dudas o conflictos”, que “el amor es para siempre”, forman parte de nuestra cultura compartida y constituyen evaluadores de “lo bien o mal que lo estamos haciendo” de una ferocidad radical.

Bajo este imperativo social de “hay que tener pareja”, se albergan mecanismos que posibilitan las relaciones de pareja desiguales y, en última instancia, el caldo de cultivo para los malos tratos: entender a la pareja como “una posesión”. De ahí, a la cosificación de la pareja y a la dominación hay un solo paso. La revisión de los conceptos que tejen ese amor romántico es uno de los lugares de estudio para entender cómo se dan este tipo de relaciones.