“Las cosas buenas”

Una casa en cualquier pueblo perdido de la Argentina. Lo que alguna vez fue la habitación que daba a la calle es ahora un kiosco improvisado de abarrotado mobiliario. Allí